Hoy vamos a abordar la que creo que es la gran duda entre los que quieren iniciarse en la fotografía ¿Qué cámara debería comprar? ¿Cual es la mejor inversión a largo plazo para un principiante?

Empecemos por lo más importante, algo que todo el mundo debería grabarse a fuego: la cámara no hace al fotógrafo. Una cámara no hace buenas fotos, las hace el fotógrafo. Esto es así. Puedes hacer unas fotos absolutamente espectaculares con la cámara de tu teléfono móvil, y sino que se lo digan a los creativos de Apple con los billboards impresionantes de fotografías magníficas hechas con iPhone con los que cubren las ciudades cuando lanzan un nuevo teléfono.

Aun así, hay que entender la importancia de usar una cámara “de verdad”, para aprender a utilizarla y familiarizarse con todos sus parámetros y opciones. Por eso aquí vamos a dar un repaso a todas las características que realmente importan y que hay que valorar (aparte del precio) a la hora de comprar una cámara.

Marca

Hay mucha discusión sobre el tema marca/fabricante, pero os diré una cosa, esto es como el que prefiere Cola Cao o Nesquick. Pepsi o Coca Cola. A efectos prácticos van a ofrecer lo mismo, solo varían en la ubicación de los botones, el nombre de los modelos y la reputación que tiene el fabricante como marca, pero eso es puro marketing. Yo por ejemplo no entiendo las Nikon porque no estoy familiarizada, pero soy consciente que ofrecen lo mismo y son igual de buenas cámaras que las de Canon, Sony…etc.

Principiante, Semi-Profesional o Profesional

Las cámaras REFLEX y más recientemente las sin espejo (o EVIL) se dividen en estas 3 categorías principales. Las cámaras de principiante no suelen sobrepasar los 500-600€, las semi-profesionales rozan y en ocasiones sobrepasan los 1.000€ mientras que las profesionales sobrepasan los 2.000 (e incluso los 10.000€ algunas, la fotografía no es un hobby barato amigos). ¿Pero qué diferencias hay realmente? Lo que dispara el precio de las cámaras profesionales es principalmente el sensor full-frame, que es básicamente un sensor tamaño completo de 35mm que imita el de las cámaras analógicas antiguas. El resto de cámaras que no son full-frame, tienen un recorte, por lo que sea cual sea la lente que utilices, la imagen no será realmente de dicho tamaño, mientras que en las full-frame si.

La otra característica que hace que las cámaras profesionales sean tan caras es su sellado. Están fabricadas con materiales de más calidad y aguantan prácticamente todo tipo de condiciones meteorológicas (aguantan bien el polvo, las temperaturas y la humedad). Un poco como con los relojes. Esto las hace mucho más robustas y duraderas, pero en consecuencia más caras.

Dicho esto, y quitando el sellado y el sensor, no existe mucha más diferencia entre las cámaras profesionales y semiprofesionales, lo cual debería ayudar bastante en vuestra elección. Hay cámaras semi profesionales fantásticas que poco tienen que envidiar a las profesionales a nivel imagen.

Ocurre un poco lo mismo entre las principiantes y semi-profesionales. Bien es cierto que las semi-profesionales suelen ofrecer más y mejores características, como es lógico y así se refleja en la diferencia de precio, sin embargo también podemos conseguir resultados profesionales con una cámara principiante. Como dije al principio, lo importante es cómo se utiliza la cámara, no la cámara en sí.

Finalmente voy a abordar las necesidades de cada uno a la hora de elegir una máquina. Si únicamente te interesa la fotografía, cualquier cámara con un buen rango de lentes y más de 20 megapíxeles vale de sobra. Para foto y vídeo, me enfocaría a las sin espejo, ya que a día de hoy han alcanzado más que de sobra a las REFLEX en fotografía y son conocidas por su ventaja en vídeo (de hecho la mayoría ya graban a 4K) además suelen ser más económicas. 

 

Antes de acabar, mencionar algo muy importante: más caro no significa mejor. Hay una web magnífica llamada Camera Decision donde podéis comparar cualquier cámara que se os ocurra, y donde veréis que efectivamente, porque una cámara sea más cara que otra, no significa que sea mejor, pero sobre todo, no significa que vaya a cubrir mejor vuestras necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.